¿Cuándo son necesarios los brackets?

La ortodoncia con brackets permite conseguir una sonrisa bonita y equilibrada

Escrito por:  Dra. Verónica San José

La ortodoncia con brackets permite conseguir una sonrisa bonita y equilibrada, pero también resolver problemas que no son estéticos y que pueden afectar seriamente a la salud, tanto de la boca como en general.

En primer lugar, los brackets corrigen cualquier tipo de malposición dentaria. Sirven para colocar correctamente tanto dientes girados, como con una inclinación inadecuada o demasiado separados (diastema). También es eficaz en casos de apiñamiento dental, incluso severo. Este tipo de anomalía, si no se corrige, puede derivar en problemas para hablar, morder, masticar y, de manera muy ocasional, para conseguir una adecuada higiene oral.

En segundo lugar, el tratamiento con brackets está indicado para abordar con éxito otro tipo de maloclusiones y problemas en la mordida. Cuando los dientes superiores e inferiores no encajan correctamente, además de problemas para morder o masticar, los huesos y articulaciones de la mandíbula están sometidos a una presión elevada. Cuando eso ocurre, pueden aparecer dolores en cuello, cabeza y espalda.

Problemas que se pueden tratar con brackets

El tratamiento de ortodoncia con brackets, por tanto, no solo tiene beneficios a nivel estético y funcional, también otros muchos que repercuten en funciones importantes de nuestro organismo y en el bienestar general:

Unos dientes bien alineados facilitan la higiene dental, imprescindible para evitar problemas como la caries o la periodontitis. Esta última provoca movilidad dental en primera instancia y pérdida de piezas si no se frena a tiempo.

Las funciones de masticar y deglutir solo se pueden realizar correctamente si los dientes están en su posición correcta. De no ser así, pueden aparecer problemas gastrointestinales serios que pueden prevenirse con un tratamiento de ortodoncia con brackets.

Los dientes están también relacionados con el descanso. Una mala colocación favorece el bruxismo y, con él, el desgaste dental y los dolores mandibulares. Además, pueden surgir alteraciones en la respiración (apneas). Todo ello impide dormir bien, aspecto que repercute en los estados de humor, la concentración y, en general, en la calidad de vida.

La sonrisa es mucho más que una forma de expresión, también ayuda a relacionarse, a elevar la autoestima y a transmitir confianza. Mejorarla gracias a los brackets puede suponer una mejora notable a nivel emocional.

Los brackets sirven para corregir la malposición de los dientes

¿A qué edad se pueden poner brackets?

Realmente, no existen grandes limitaciones en los tratamientos con brackets. En el caso de los niños, es posible iniciar el tratamiento a edades muy tempranas, 8 o 9 años, cuando ya tienen los incisivos permanentes, aunque mantengan dientes de leche. Es lo que se llama ortodoncia interceptiva, cuyo objetivo es prevenir que aparezca una maloclusión que más adelante sea difícil de tratar.

A partir de ahí, es posible someterse a un tratamiento con brackets a cualquier edad. Si existe algún problema por una cuestión de imagen, los estéticos son igual de eficaces, pero mucho más discretos que los metálicos.

Posibles contraindicaciones

En lo que respecta a contraindicaciones, son mínimas. Solo personas con enfermedades asociadas a la pérdida de masa ósea, con procesos infecciosos (orales o generales) o que tomen ciertos medicamentos deben evitar este tipo de ortodoncia. Sin embargo, será siempre el especialista el que determine o no la viabilidad de poner brackets después de realizar un estudio exhaustivo del paciente.

En el caso de deportistas, no existen ningún inconveniente para llevar brackets. La única precaución, sobre todo si se practican deportes de contacto o con riesgo de impacto, es proteger siempre la boca con una férula adecuada.

Finalmente, mujeres embarazadas también pueden llevar brackets. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que para su colocación es necesario realizar pruebas radiológicas que no son recomendables durante la gestación y que en este periodo los cambios hormonales elevan el riesgo de infecciones. Por ello, es mejor esperar, aunque no es necesario retirarlos en caso de que el tratamiento ya se hubiera iniciado antes.

Cuidados de los brackets y de la boca durante el tratamiento

Llevar brackets exige algunos cuidados adicionales para garantizar tanto el éxito del tratamiento como la salud oral:

– Los brackets son elementos que favorecen la acumulación de restos de comida y, por tanto, la aparición de sarro. Por ello, es especialmente importante mantener una rutina de higiene oral especialmente exigente y con cepillos especiales.

Conviene evitar alimentos muy duros porque pueden partir los brackets o despegarlos. También hay que olvidarse de alimentos pegajosos como caramelos blandos.

Es importante acudir a las revisiones que el ortodoncista señale y seguir escrupulosamente todas sus indicaciones. Del cambio de ligaduras y el uso correcto de los elásticos depende en parte la duración del tratamiento.

-En caso de roces o heridas, lo mejor es proteger los brackets con ceras específicas para ello.

Con estas precauciones, el tratamiento con brackets dará los resultados deseados, en el plazo previsto y sin grandes molestias.

Revisión rutinaria en tratamiento con brackets

Pide cita llamando al 965 467 624

Llámanos cuando quieras. Estaremos encantados de atenderte y darte cita lo antes posible.