La caries infantil: el monstruo que acecha en la boca

  • La caries infantil es una enfermedad que destruye los tejidos de los dientes como consecuencia de un proceso de desmineralización.
  • Casi dos millones de niños españoles menores de doce años tienen problemas de caries en sus dientes primarios.
  • El niño debe adquirir hábitos higiénicos de forma precoz, aprendiendo a cepillarse los dientes desde bien pequeño.
  • La vigilancia temprana del profesional de la odontología puede evitar problemas futuros detectando anomalías e interviniendo a tiempo.

 

Un monstruo feroz, la caries.

Los niños suelen tener entre sus fantasías infantiles una especial querencia por imaginar monstruos terribles, que suelen esconderse en lugares oscuros y misteriosos, como el interior de un armario o debajo de la cama. Sin embargo, hay un monstruo feroz, la caries, que acecha en un lugar oscuro y misterioso mucho más común, la boca de nuestros hijos.

La caries es una enfermedad que destruye los tejidos de los dientes como consecuencia de un proceso de desmineralización, provocado por los ácidos generados por los restos de los alimentos que ingerimos en nuestra dieta y que, a su vez, conforman la denominada placa bacteriana.

Este tipo de infección puede tener graves consecuencias para la salud de nuestra dentadura, pues puede perforar el esmalte, atravesar la dentina y conseguir llegar hasta la pulpa del diente, donde se encuentran los nervios, causando dolor e inflamación.

Las causas que ocasionan este problema tan común, hasta el punto de estar considerada como la enfermedad crónica más frecuente en el mundo, se deben a múltiples factores, entre los que se encuentran la propia anatomía dental, el factor temporal, una dieta con exceso de azúcares y el efecto de las bacterias.

 

Atacando la salud de los dientes primarios

Las caries pueden aparecer a una edad muy temprana, afectando de forma importante a los dientes de leche, lo que puede condicionar de forma negativa el futuro desarrollo saludable de la dentición definitiva.

Según la Atlas de la Salud Bucodental, “en España, 1,8 millones de niños menores de 12 años tienen caries en sus dientes primarios, por lo que su abordaje y cuidado constituyen uno de los mayores desafíos para la sociedad”.

Sin duda, se trata de un problema serio que debemos atajar a tiempo, especialmente cuando persiste la creencia errónea de que no es necesario actuar sobre las caries tempranas porque el diente se caerá tarde o temprano.

 

La importancia de los hábitos higiénicos en la infancia

Una dentición infantil sana es una base imprescindible para una salud bucodental correcta en la edad adulta, pues, como recuerda el Consejo General de Dentistas, los dientes de leche son importantes pues “permiten morder y masticar la comida, actúan de guía y guardan el espacio para los dientes permanentes que saldrán más tarde, ayudan a pronunciar algunas palabras y cumplen un relevante papel en la sonrisa y autoestima del niño”.

Según recomienda la Organización Colegial, los niños deben acudir regularmente a la consulta del dentista a partir del primer año de vida, con el fin de detectar cualquier tipo de patología, como las caries tempranas. Además, el niño debe adquirir hábitos higiénicos de forma precoz, aprendiendo a cepillarse los dientes desde bien pequeño, por ejemplo a partir de los tres o cuatro años, consolidando esta práctica durante todo el proceso de cambio a la dentición definitiva. Previamente, en la etapa de los dientes de leche, es recomendable cepillarle los dientes con un cepillo pediátrico y una mínima cantidad de pasta dentífrica.

 

Tratamiento odontológico a tiempo, victoria segura

En el caso de que el dentista detecte posibles problemas de caries a una edad temprana, puede aplicar tratamientos preventivos, como el sellado con resina de los molares para evitar su aparición. En el caso de los niños con mayor riesgo de padecer caries, el dentista puede optar por aplicar un barniz de flúor.

La vigilancia temprana del profesional de la odontología puede evitar problemas futuros detectando anomalías e interviniendo a tiempo, como en el caso de los dientes que salen de forma incorrecta o cuando los dientes definitivos se retrasan en su erupción más de la cuenta.

No dude nunca en poner la salud bucodental de sus hijos en manos de los profesionales adecuados, pues de ello puede depender en muy buena parte la salud que ellos disfruten cuando sean adultos.

Dra. Flor María Revilla Martínez

Si quieres sabes más sobre la doctora Flor María puedes consultar su página personal o ver su Currículum.

Artículos escritos por la doctora

    Pide cita llamando al 965 467 624

    Llámanos cuando quieras. Estaremos encantados de atenderte y darte cita lo antes posible.