¿Cómo sé si necesito un tratamiento de ortodoncia?

Revisión para analizar sin necesitas un tratamiento de ortodoncia

Escrito por: Dra. Verónica San José

Quizá estamos acostumbrados a realizar la asociación de ideas de que una ortodoncia es algo que puede llegar a ser necesario en las edades más tempranas, en la infancia e incluso en la adolescencia; pero estamos en un grave error.

La respuesta básica a la pregunta de este post es bastante evidente: el convencimiento sin duda alguna de si necesitamos someternos a un tratamiento de ortodoncia nos lo dará nuestro dentista u odontólogo. Donde hay especialista, todos los demás indicativos se quedan cortos.

Sin embargo, lo que sí podemos ofrecerte, precisamente porque somos especialistas, son algunos indicios relativos a la posible necesidad del tratamiento, siempre teniendo en cuenta que cada dentadura es distinta al resto. Como curiosidad te diremos que la dentadura, y la mordida, puede ser tan identificativa y única como una huella dactilar, y de hecho, así se utilizan las muestras en identificaciones forenses.

Sentado lo anterior, y el hecho de que tu boca es única, y de que, aun a pesar de que cada vez contamos con técnicas más innovadoras para paliar cualquier tipo de patología, tu dentadura debería ser para toda la vida, y por eso, el cuidado y la prevención es mucho más importante que la posterior solución una vez surgido el problema.

Motivos por los que puedes necesitar un tratamiento de ortodoncia

Vamos a dedicar tan solo unas breves líneas sobre los indicativos en niños, para poder centrarnos en lo que creemos más relevante y menos difundido, que son los adultos. Un menor, especialmente si aún tiene dientes de leche, puede necesitar una buena revisión para descartar la necesidad de ortodoncia si mantiene o ha mantenido una succión del pulgar u otros dedos, prolongada en el tiempo (o excesivo uso de chupete, o del biberón).

Tengamos en cuenta que estos elementos deforman y alteran el crecimiento normal de los dientes de leche en el momento en que se está formando el paladar y lo más importante: los huesos maxilares.

En adultos, quizá en este momento en que damos tanta importancia a la estética, lucir una sonrisa perfecta es algo que nos preocupa mucho, y la ortodoncia es el tratamiento ideal para ello, porque obtendremos unos dientes correctamente alienados, y una sonrisa bonita y saludable.

Fíjate especialmente en la mordida para saber si tienes algún problema de salud bucodental que se pueda solventar solucionar con un aparato de ortodoncia. Presta atención si al cerrar la boca no tienes contacto entre los dientes superiores e inferiores; si la mandíbula inferior o los dientes inferiores están desplazados de forma patente hacia los lados o hacia delante.

También será probablemente necesaria cuando los dientes son demasiado grandes para estar cómodamente insertos en el espacio que ofrecen los maxilares (suele ocurrir cuando salen las muelas del juicio) y puedes probar a pasar el hilo dental entre los dientes, si no te es posible, además corres un mayor riesgo de padecer caries y enfermedades en las encías por dificultarte la correcta higiene.

Puede ocurrir el caso opuesto: que tengas las piezas dentales muy separadas entre sí, o que padezcas una gran desproporción entre el tamaño de los dientes y la mandíbula. Si tienes dudas sobre tu mordida o cómo están colocados tus dientes, es importante que te pongas en manos de un especialista.

Brackets cerámicos como tratamiento de ortodoncia para corregir la mal posición de los dientes

Existen otros síntomas menos evidentes que pueden ser causados por bruxismo (rechinar nocturno de dientes, por ejemplo) o una incorrecta mordida al masticar que genera tensión maxilofacial, como son dolores de cabeza o de cervicales. La articulación de la mandíbula afecta a otros músculos.

La ortodoncia requiere de un odontólogo especializado. Hoy en día hay excelentes especialistas, muy profesionales y con materiales de primera calidad a precios asequibles, que ofrecen fraccionamiento e incluso financiación (ojo también con esto, ya que normalmente las “rebajas” provienen de rebajar también la calidad en los materiales).

Ponte en manos de una clínica seria. Solo tienes una boca y solo tienes una vida y la prevención siempre es ganancia. Ten en cuenta que necesitarás una buena historia clínica, pruebas diagnósticas especializadas y, sobre todo, un perfecto seguimiento tras el tratamiento: no es colocarte la ortodoncia y adiós muy buenas.

Es imprescindible que te trate un especialista accesible, que esté pendiente de seguir tu evolución, de controlar el dolor si existe, de detectar y paliar posibles problemas posteriores o ajustes del aparato, y sobre todo que tengas un tratamiento continuado e integral de tu salud bucodental.

Sólo quien ha padecido un dolor de muelas o dientes aunque sea moderado, es capaz de comprender lo que supone tener la confianza de un odontólogo que te atienda con profesionalidad y urgencia. Y no tengas miedo: hay ortodoncias para todos los gustos, algunas incluso invisibles.

Si crees que necesitas un tratamiento de ortodoncia, ¡contacta con nosotros!

Pide cita llamando al 965 467 624

Llámanos cuando quieras. Estaremos encantados de atenderte y darte cita lo antes posible.