Diabetes y salud dental, un desafío exigente

Carolina Lafuente integrante del equipo médico de odontología general y periodoncia

Escrito por: Dra. Carolina Lafuente

Una epidemia silenciosa

Los pacientes de diabetes sufren un problema de invisibilidad, pues esta dolencia está mucho más extendida de lo que la mayoría de la gente pueda llegar a creer, no en vano miles de personas son diagnosticadas cada día, y sus consecuencias ocasionan anualmente más fallecimientos que el cáncer y el SIDA juntos, tal como señala la American Diabetes Association.

Esta terrible epidemia silenciosa carece por el momento de una cura específica, por lo que solo puede ser atemperada mediante tratamientos crónicos y un continuo seguimiento médico, mientras se sigue investigando en los laboratorios de todo el mundo para dar con una solución definitiva.

 

¿Qué es exactamente la diabetes y cómo puede afectar a mi salud bucodental?

La Diabetes Melitus es un trastorno del metabolismo que afecta a la producción de insulina, la hormona producida por el páncreas que controla la presencia de glucosa en la sangre, y suele afectar de forma más elevada a las personas mayores de 60 años, momento en el que se disparan las estadísticas.

El déficit de insulina puede provocar que la cantidad de glucosa en la sangre sea alta, lo que puede tener graves consecuencias para la salud, pues desemboca en el deterioro de diversos órganos, como el cerebro (derrames), el riñón (insuficiencia renal) o el sentido de la vista (pérdida de visión e incluso ceguera).

La presencia elevada de glucosa en la sangre, unido al consecuente incremento de la misma en la saliva, ocasiona problemas en la cicatrización de las heridas, lo que facilita las infecciones y dificulta en gran medida los procesos posoperatorios tras las extracciones de piezas dentales o la realización de implantes.

Además, la diabetes juega un papel determinante en el desarrollo de patologías en el periodonto dental, como la gingivitis o la periodontitis, lo que ocasiona importantes problemas de salud en las encías, que se inflaman, sangran y pueden afectar al soporte óseo, ocasionando caída o pérdida de piezas dentales.

La diabetes y la periodontitis son patologías que se retroalimentan, pues la primera puede causar de forma directa la segunda, y la segunda agrava de forma decisiva los síntomas de la primera, en un fenómeno que la American Diabetes Association califica como “un círculo vicioso”.

 

¿Puede un diabético llevar una vida normal y someterse a tratamientos como los implantes dentales?

En la actualidad, los diabéticos pueden llevar una vida cotidiana prácticamente normal, siempre que sigan de forma estricta los consejos de su médico, en materias como el seguimiento de una dieta o la toma regular de insulina.

Por lo que respecta a la salud bucodental, los diabéticos deben extremar las rutinas de higiene, como el cepillado, el uso de hilo dental y las revisiones periódicas con su odontólogo, en previsión de la aparición de la placa bacteriana o sarro que desemboque en una peligrosa periodontitis.

Las cirugías maxilofaciales o intervenciones invasivas como la colocación de implantes, podrán llevarse a cabo siempre que el paciente diabético tenga la enfermedad bajo control y seguimiento.

Para llevar a cabo la intervención con éxito bastará con incrementar la dosis y el tiempo de la toma de los antibióticos necesarios, así como llevar a cabo una estricta higiene durante el posoperatorio, para evitar infecciones causadas por el retardo en la cicatrización.

Dra. Carolina Lafuente Núñez

Si quieres saber más sobre la Dra. Carolina Lafuente puedes consultar su página personal o ver su Currículum

© Dental Roca 2018

Artículos escritos por la doctora

    Pide cita llamando al 965 467 624

    Llámanos cuando quieras. Estaremos encantados de atenderte y darte cita lo antes posible.