Ventajas de la asistencia dental familiar

Os invitamos a cuidar de la salud bucodental de toda la familia, tanto a nivel de salud y bienestar como estético.
Al seguir  nuestras recomendaciones, usted y su familia podrán tener dientes y encías saludables durante toda la vida. Como padres, pueden explicarles a sus hijos la importancia del buen cuidado bucal y a su vez enseñarlos como deben hacerlo correctamente.

.

El chequeo odontológico

El odontólogo es el guía de su familia para lograr sonrisas brillantes. Recuerde programar citas odontológicas regulares para toda su familia. La primera visita del niño al odontólogo debe ser antes de haber cumplido los 3 años. El chequeo odontológico temprano en la vida de un niño permite que ellos tengan una experiencia positiva.

¿Cómo debe cepillarse los dientes?

¿Cuál es el modo correcto de cepillarse?
El cepillado correcto lleva al menos dos minutos. Para cepillarse correctamente los dientes, use movimientos cortos y suaves, prestando especial atención a la línea de la encía, los dientes posteriores de difícil acceso y las zonas alrededor de obturaciones, coronas y otras reparaciones. Concéntrese en limpiar bien cada sección de la siguiente manera:

1/ Limpie las superficies externas de los dientes superiores y luego las de los dientes inferiores
2/ Limpie las superficies internas de los dientes superiores y luego las de los dientes inferiores
3/ Limpie las superficies de masticación
Para tener un aliento más fresco, no olvide cepillarse también la lengua

El ejemplo de los padres es fundamental

Dar a nuestra boca la atención y el cuidado que se merece tiene una buena recompensa

Los niños deben cuidar la salud de su boca desde los primeros años. Podemos ayudar a nuestros hijos observando algunos hábitos que dañan sus dientes y a adoptar una higiene adecuada. El ejemplo de los padres, es fundamental.

Es un error pensar que el cuidado de los dientes empieza con la primera caries. Es importante vigilar la salud de los dientes desde el primer momento: prevenir problemas dentales es mucho más sencillo y económico que curarlos. Para lograrlo debemos erradicar los malos hábitos y animar a nuestros hijos a adoptar rutinas básicas de higiene.

¿Cuáles son los malos hábitos para los dientes más frecuentes en los niños?

No cepillarse los dientes después de cada comida o hacerlo insuficientemente está en el origen de las temidas caries, porque permite que el azúcar se quede demasiado tiempo en la boca

Dieta con exceso de azúcar

Tanto los azúcares refinados como los alimentos muy ácidos (ciertos zumos de frutas, por ejemplo), ponen en peligro la salud de los dientes. Si los tomamos, deberíamos cepillarnos los dientes inmediatamente después.

Dietas blandas

Morder supone un estímulo para la encía, y un entrenamiento para los músculos de la cara y la lengua. Introducir en la dieta sólidos demasiado tarde es contraproducente para el correcto desarrollo de la boca del niño. Desde temprana edad se debe acostumbrar a los niños a una dieta variada y natural.

El chequeo odontológico

El odontólogo es el guía de su familia para lograr sonrisas brillantes. Recuerde programar citas odontológicas regulares para toda su familia. La primera visita del niño al odontólogo debe ser antes de haber cumplido los 3 años. El chequeo odontológico temprano en la vida de un niño permite que ellos tengan una experiencia positiva.